Las Nuevas Normas Comunitarias sobre Reciclaje y Gestión de Residuos

El pasado 4 de junio entró en vigor el paquete legislativo que actualizaba las normas sobre gestión de residuos e incluía nuevos objetivos para el reciclaje, el envasado y el vertido, un elemento esencial del Plan de Acción sobre Economía Circular de la Comisión Europea. Los países miembros de la Unión Europea cuentan con dos años para adaptar sus respectivas legislaciones a las exigencias comunitarias.

Los nuevos objetivos de reciclaje y vertidos persiguen impulsar la reutilización de material valioso en los residuos y mejorar la gestión de los residuos municipales y de los envases, convirtiendo así la economía circular en realidad.

En Agroamb llevamos años valorizando los residuos como materia prima en el sistema económico, siendo así parte de la Economía Circular de este país. Aprovechamos los residuos de una manera responsable desde el punto de vista ambiental, económico y sostenible. Estamos comprometidos con el planeta y nuestra actividad gira en torno al objetivo de mejorar nuestro entorno tanto a nivel social como medioambiental, con un modelo de negocio innovador y pionero en el sector basado en la economía circular.

Reciclaje

La nueva regulación establece que los Estados miembros deben destinar esfuerzos para lograr que en 2025 se recicle un 70 % de los metales ferrosos y residuos de vidrio, un 65 % de los envases, un 75 % del papel y el cartón, un 50 % de los residuos plásticos y de aluminio y un 25 % de la madera.

Los países comunitarios deberán planificar convenientemente sus estrategias con el fin de lograr que 5 años después, en 2030, se recicle un 80% del papel y el cartón, un 70 % de los envases, un 80 % de los metales ferrosos, un 75 % del vidrio, un 60 % del aluminio, un 55 % del plástico y un 30 % de la madera.

Por otro lado, también se han fijado metas para los residuos municipales, cuyo reciclado debe ser de al menos un 55 % en 2025 y lograr un 60 % en 2030 y un 65 % en 2035.

Recogida selectiva y eliminación vertederos

Además de la recogida separada que ya existe para papel y cartón, vidrio, metales y plástico, las nuevas disposiciones en esta área, incluidos los biorresiduos, aumentarán la calidad de las materias primas secundarias. En el caso de los residuos biodegradables se presentan como una oportunidad para sustituir las materias primas basadas en combustibles fósiles por recursos renovables, fomentando la innovación y el uso de materiales producidos a partir de biorresiduos.

Los biorresiduos deberán recogerse por separado para 2023, los textiles para 2025 y los residuos domésticos peligrosos para 2022.

El vertido de residuos no tiene sentido en una economía circular y puede contaminar el agua, el suelo y el aire. Para el año 2035, la cantidad de desperdicios municipales desechados debe reducirse a un 10 % o menos de la cantidad total de residuos municipales generados.

 

 

 

No Comments

Post A Comment